Un falso debate y el plan bipartidista.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.6/5 (8 votes cast)

Nos ponemos en situación

Desde hace algún tiempo, vemos como nuevos partidos irrumpen con fuerza en el panoráma político español. Sobre todo, nuevos partidos que se podrían considerar en el espectro ideológico de izquierda o de centro izquierda (Podemos, partido X, primavera europea, RED, etc.) se suman a los partidos ya constituidos anteriormente (IU y UPyD). Esos partidos, ponen en peligro una de las patas que soportan el bipartidismo, la pata del PSOE. Y el bipartidismo se ha dado cuenta. Les hemos calado, ya no nos creemos sus milongas, nos han tratado como a estúpidos y hemos caido una y otra vez como tales, pero algunos hemos escarmentado. Y nos estamos organizando.

El problema, es que la organización no es homogénea (como la izquierda misma), sino que ha surgido primero en forma de protestas callejeras y desobediencia civil y ahora en forma de pequeños partidos, algunos con una capacidad de crecimiento verdaderamente impresionante. Lo primero lo intentaron controlar endureciendo las leyes y lo segundo es lo que les da realmente miedo. Porque utilizamos sus mismas reglas, entramos en su juego y saben que si se consigue el suficiente poder, algo difícil pero no imposible, las cambiaremos desde dentro.
1PPSOEuropaEn el PP, por su parte, saben que tienen un electorado muy fiel. Saben que, aunque perderán muchos votos debido a  los escándalos de corrupción, tienen los suficientes (o eso le dicen constantemente las encuestas), para seguir siendo el partido más votado. Tienen la suficiente influencia en los medios para conseguirlo. Conocen como nadie la utilización de la propaganda y saben como y cuando utilizarla. Durante toda su historia han estado haciéndolo.

El sistema actual en España, con las leyes actuales, está pactado y diseñado por los 2 grandes partidos, ayudados por CIU, PNV y CC, cuando los votos no les han dado el suficiente poder para mantener su antagonismo y poder crear un gobierno fuerte en el que nadie les entorpezca el camino que quieren marcar. Los partidos pequeños no lograban la suficiente representación como para poder tocar las narices lo suficiente y ellos eran los que marcaban el camino. Siempre han marcado el camino. Tanto lo que se consiguió como lo que se nos ha arrebatado, ha estado siempre pactado.

¿Qué ocurre en la actualidad?

La crisis-estafa que nos tiene atenazados desde la caida de Lehmann Brothers, ha destapado mucha mierda. La gente está cabreada. Ya no confía en los dos partidos que legislatura tras legislatura, se turnaban en el poder modelando y gestionando los recursos generados por nuestro trabajo. Modulando nuestras libertades, dándonos más libertad o restándonosla según convenía. Se descubre que el partido al que la gente había votado en masa (otra vez, tras meter al país en una guerra ilegal), estaba corrupto en toda su cúpula. Se descubre que su en teoría antagónico, estaba también corrupto. Se descubre que los partidos que actuan con ellos de bisagra en las legislaturas que no obtienen suficientes apoyos, estaban también corruptos. Y no es que hubiera casos de corrupción dentro de sus filas como se había hecho creer a la gente con casos anteriores, no. Se descubre que la corrupción está intrínseca en la misma estructura de los partidos. Se hacen totalmente evidentes unas redes clientelares que ya se intuían. Se hacen evidentes las privatizaciones a amiguetes y las puertas giratorias. Y mucha gente está harta de todo eso.

Mucha gente se organiza para crear opciones que cubran las necesidades que mucha gente reclama, pero no logra ponerse de acuerdo para crear una gran opción que pueda desbancar a los grandes partidos. Así que se crean pequeños grupos que cada cual crea su partido. Con la llegada de las redes sociales, llegar a la gente es mucho más fácil y barato. Organizarse es posible aunque te encuentres a miles de kilómetros de distancia. Mientras la gente avanzaba, los partidos tradicionales seguían con sus anquilosadas estrategias. Se estaban pegando un tiro en el pie…

Llegan las elecciones europeas. Y las encuestas dan una serie de resultados. Pero a partir de una encuesta en una determinada fecha, se marca una diferencia. Y el bipartidismo comienza su estrategia para no perder su hegemonía.

El debate.

La encuesta que marca la diferencia, arroja unos resultados que auguran que si se celebraran unas elecciones generales, los pequeños partidos ganarían muchos adeptos, mientras el bipartidismo unicamente podría gobernar sumando sus fuerzas. Eso eliminaría el efecto del bipartidismo en muchos de sus electores, el mantra que se está repitiendo desde hace años, resultaría ser verdad. PSOE y PP, la misma mierda.
Captura-de-pantalla-2013-12-01-a-las-01.30.24Y eso que todavía no habían aparecido algunos partidos que hoy si que existen, como Podemos, Red, partido X o Vox.
Ninguna encuesta ha aparecido con resultados parecidos a este desde entonces. Han sido todas manipuladas en las llamadas “cocinas” de las empresas demoscópicas.

Y llegaron las elecciones europeas. El 25 de Mayo se acercaba y por mucho que PSOE y PP intentaban levantar cabeza, las diferentes noticias que saltaban a los medios de comunicación sobre corrupción, no hacían preveer buenos resultados. Las encuestas que llegaban a las manos de los gabinetes políticos, tampoco. El PSOE, tras casi 3 años de oposición, no lograba remontar ni un poquito. El PP tiene un electorado más fiel, aunque también pierde fuelle. Entre ambos partidos y sus bisagras, se habían apoderado del 80% del espectro ideológico del país, pero eso se está terminando.

Comenzó la campaña, y mientras el PSOE con Valenciano al frente, centraba su estrategia en las mujeres y en diferenciarse del PP, el PP centraba su estrategia en la descalificación contínua del PSOE y en la famosa “herencia recibida”.

Se preparó un “debate” (que yo llamaría mitin por tiempos), entre los 2 principales partidos, donde se marcaron una serie de reglas. No podían ni interrumpirse y los temas a tratar se conocían de antemano. Por lo que pudieron estudiar un guión previo durante muchos días. Además de eso, el debate se retrasó un par de días por el asesinato de la presidenta de la diputación de León, Isabel Carrasco, por otra militante del PP. Lo cual daba más tiempo a los candidatos.

Llegó el debate. Y vimos a un Cañete que pese a tener muchos años de experiencia parlamentaria, leía un papel para argumentar, tartamudeaba, estaba torpe…. tanto, que parecía hecho a propósito. Sinceramente, mientras lo veía (si, amigos, soy masoca), lo pensé. Otra cosa que me escamó fué que no se nombró la corrupción, ni siquiera de refilón. Desapareció del debate, pese a ser uno de los temas más potentes en contra del PP.

Y luego llegó la cagada del día después. Una cagada en un programa que siempre tiene repercusión en las redes cuando entrevistan a algún político. Y un programa que es líder de audiencia en esa franja horaria. Y va Cañete y la caga PRECISAMENTE, en el tema que su “oponente política”, había estado centrando su campaña.

En política, ese tipo de casualidades no existen. Las campañas de los candidatos y lo que deben decir, está medido al milímetro. Tinen gabinetes de imagen, de comunicación detrás que les dicen qué deben decir, como deben vestir, qué argumentarios utilizar.

El debate era una pantomima necesaria para captar la atención de los votantes. Para mantener un sistema bipartidista, se necesitan 2 partidos que quieran mantener ese sistema. Pero si uno de ellos cae demasiado, peligra que una parte importante del espectro ideológico quede irrecuperable para el objetivo principal, que es mantener el status quo. Y peligra que otras personas que quieren cambiar cosas, entren en un territorio donde puedan comenzar a cambiarlas. Que otros partidos les arrebaten cuota de poder, les podría desmontar el chiringuito.

Por eso, el PP ayuda al PSOE a no caer. El generar un sentimiento de víctima hacia la candidata socialista, hace que muchos electores que votan por sentimiento, lo hagan por ésta para que no salga Cañete. El llamado voto útil, esta vez generado por empatía hacia la candidata por el hecho de ser mujer y que el otro candidato se lo haya recalcado con pedantería. Los votantes del PP, seguirán votándole pese a su actitud, que en las personas conservadoras, se tolera más, e incluso en algunos ámbitos se está de acuerdo.

En conclusión. Controlan los medios. Nos cuentan las historias como quieren que las percibamos. Y caemos por empatía, por indignación o por simpatía en sus trampas.

Yo sigo recomendando que para cambiar las cosas hay que votar a otros. No hay otra manera, más que arrebatarles cuotas de poder. Y cambiar leyes y políticas.

Escrito por votaaotros

votaaotros

Un falso debate y el plan bipartidista., 3.6 out of 5 based on 8 ratings

Una respuesta a Un falso debate y el plan bipartidista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre el autor
  • Authorimage: votaaotros
Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 61 suscriptores