ricos

No hay salida a la crisis – Crisis Permanente

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Esta crisis, la crisis, ha sido diseñada minuciosamente y provocada adrede.

Las políticas que están implementando para supuestamente acabar con ella, lo que están haciendo realmente, a las pruebas me remito, es perpetuarla.

No son tontos ni torpes, ni tampoco es que no sepan lo que hacen. Su intención original, la real, y la actual es, repito, a las pruebas me remito, su intención real es perpetuar esta crisis. Hacerla crónica.

Y luego argumentando, tal como están haciendo, Crisis Crónica de la humanidad, pues justificarán, tal como están justificando, recortes en sanidad, en derechos laborales y civiles, recortes en educación y un largo etcétera que cada día aumenta de forma exponencial. Y así para siempre. Crisis Permanente. Ese es su sueño. El de los ricos. El de los banqueros. El de los políticos (léase nobles, puesto que en estos tiempos la franja social que antes ocupaba la nobleza es actualmente ocupada por la clase política).

Crisis Forges

Así aceptaremos cualquier cosa, comeremos cualquier mendrugo, nos sentiremos felices de comer una vez al día. Así seremos dóciles, estaremos sometidos, no tendremos valor ni para respirar un poco más fuerte que el vecino. Haremos todo lo que nos digan sin rechistar.

Y así para siempre. Ese es su sueño. Esa era su intención cuando provocaron la crisis y esa sigue siendo su intención cuando están tomando estos paquetes de medidas dedicados a perpetuar ad eternum esta crisis.

Y son felices y se ufanan, los ricos, los banqueros y los políticos, de lo bien que les está saliendo su plan. Les está saliendo a las mil maravillas. De hecho están eufóricos. Completamente eufóricos. Un indicador de esta euforia son las medidas cada vez más brutales y descaradas que toman contra las poblaciones de los países. Otro indicador de esta euforia que les embarga es la burla y desvergüenza con la que se contradicen y mienten públicamente una y otra vez.

Están que se salen. Se han venido completamente arriba.

Los ricos, los banqueros y los políticos. Están que se salen de contentos y ufanos viendo lo rematadamente bien que les está saliendo su plan de empobrecer la pequeña zona del mundo que vivía relativamente bien, lo que antes llamábamos Primer Mundo.

Esta crisis es tramposa, es un juego amañado. Esta crisis está diseñada para no tener solución. Esta crisis está diseñada para no pasar nunca. Es un callejón sin salida. Y las medidas que van tomando, en contra de toda lógica y sentido común, están, de hecho, agravando exponencialmente esta crisis. En contra de toda lógica y sentido común a no ser que partas de la hipótesis de que lo que quieren realmente es agravar la crisis. Entonces todo encaja perfectamente.

Luego, cuanto más juguemos a su juego, en su tablero, con sus reglas, más perderemos, más se agravará la crisis, más nos estrellaremos contra los acantilados. Esta crisis se parece mucho a los casinos de Las Vegas. Te dejan ganar hasta un límite, luego la propia casa te hace trampas para sacarte hasta los higadillos. Tú crees que si sigues jugando, volverá tu buena racha. Pero eso es imposible porque la casa amaña el juego para que tú pierdas todo.

Esto es lo que está pasando. Estamos jugando a un juego amañando, en el que por diseño nunca podremos ganar. Como los trileros.

La solución no es mejorar en el juego, sino dejar de jugar.

Dejar de jugar y jugar a otro juego. El que nosotros digamos, no el suyo.

Se trata de salirse del juego y empezar a jugar a otro juego, en otro tablero, con otras reglas. Otro juego que, al menos no esté amañado, y en el que sí tengas, sí tengamos oportunidades tanto de ganar como de perder.

No se trata de ahorrar y recortar para pagar la deuda. Se trata de no reconocer la deuda y no pagarla.

No se trata de impulsar la economía de mercado, sino de no reconocer las reglas de funcionamiento del mercado y funcionar con economías orientadas al abastecimiento y al usufructo, no orientadas al beneficio y a la posesión.

No se trata de corregir los “fallos” de la economía actual, sino de empezar a funcionar con economías no monetaristas, no especulativas, sin dinero, sin bancos, sin bolsa, economías en las que por diseño sea imposible la acumulación de valor, para evitar, por diseño, la existencia de ricos, culpables, ejecutores de la humanidad. A las pruebas me remito. Los ricos son asesinos sicópatas que están ejecutando sistemáticamente a la humanidad con tal de intentar calmar el pozo sin fondo de su avaricia insaciable y destructora.

Cito unas palabras de San Agustín de Hipona, Padre de la Iglesia, que vivió entre los siglos IV y V: “Un rico, o es ladrón o es hijo de ladrones”.

Tajante ¿verdad? Pues es la realidad y no tiene ninguna excepción. No hay ninguna excepción en toda la historia de la humanidad.

No hay solución a la crisis, no hay solución financiera a la crisis. Es todo una trampa. Esta crisis está diseñada para que nunca acabe. Todos los esfuerzos que estamos haciendo son una trampa con la que, como trileros, nos están engañando… “Sigue a la zanahoria, sigue a la zanahoria” como los burros. Y mientras tanto seguimos arando, trabajando como esclavos para ellos, los ricos, los banqueros, los políticos.

Cuanto antes nos demos cuenta de esto y antes empecemos a salirnos del sistema, vivir de manera alternativa, antes se acabará este sufrimiento injusto, cruel y perverso de la humanidad, infligido por aquellos cual ludópatas, drogadictos, su avaricia no tiene límites, les consume a ellos y hace que nos consuman a nosotros, los seres humanos.

Debemos dejar de jugar con sus reglas en su tablero y empezar a jugar con las nuestras en un tablero nuevo.

Dejar de medirnos por los parámetros capitalistas y actuar según digan y, lo más importante, empezar a medirnos y actuar por parámetros humanos en economías que si faciliten y materialicen la distribución justa de riqueza, materias primas, medios de producción, de transformación, logísticos y demás servicios.

Hasta que no nos demos cuenta de esto, la crisis seguirá per secula seculorum.

Hasta que no nos salgamos del sistema construyendo la alternativa, al principio micro y luego macro, esto nunca acabará, porque esta crisis y las medidas que están tomando están diseñadas para perpetuar dicha crisis. Es su intención real, la de ricos, banqueros, políticos y demás gente que viven del sufrimiento y el trabajo de los demás.

Esa es la intención de los parásitos. Seguir viviendo del huésped.

Salud.

Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 62 suscriptores