justicia

Los Diez Mandamientos Actualizados

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Los Diez Mandamientos algo actualizados pero plenos de sentido. Para los que dicen que creen en Dios:

1.- Amarás a Dios sobre todas las cosas, no harás un dios del dinero, ni del poder, ni del prestigio, ni de alcanzar posición social. Amarás a Dios y por tanto a La Humanidad y todo lo que hagas será para mejorar la Humanidad. No ofrecerás sacrificios a ningún dios falso creado por tí tales como el dinero, el poder, el prestigio, la fama, no sacrificarás a la humanidad para pagar una deuda ilegítima adorando al dios dinero.

2.- No tomarás el nombre de Dios en vano, diciendo que gobiernas como Dios manda cuando no llevas el Amor ni a Dios dentro de tu corazón y no haces lo que Dios quiere que es cuidar de La Humanidad. No tomarás el nombre de Dios en vano, yendo a misa, rezando y comulgando mientras todas tus obras son abominables a los ojos de Dios, mientras todas tus obras se encaminan a dañar a La Humanidad, el pueblo de Dios.

3.- Descansarás y permitirás descansar del trabajo los días justos que correspondan a una vida digna. No obligarás al trabajador a trabajar sin descanso y sin medida. No obligarás a la gente a tener dos y tres trabajos para poder sobrevivir, no obligarás a la gente a llegar a la extenuación para tener siquiera qué comer. No explotarás al obrero y le pagarás su salario justo para que pueda disfrutar de su ocio y de su vida dignamente y esto le conduzca a la Felicidad.

4.- Honrarás a tu padre y a tu madre no robándoles sus pensiones y no robándoles con preferentes. Los honrarás asegurándoles una vida digna en su vejez. Los honrarás no engañándoles, haciéndoles trabajar toda su vida para luego robarles su jubilación. Los honrarás ayudándolos, no dañándolos tal como haces ahora.

5.- No matarás. No matarás condenando a la gente a la miseria, a la precariedad, a la desesperación, al suicidio. No matarás suprimiendo los servicios públicos de salud, educación. No matarás a la sociedad condenándola al paro endémico y estructural. No matarás las ilusiones, las fuerzas y las ganas de los jóvenes presentándoles un panorama artificial de desesperación y llamada a la inacción. No matarás la esperanza mintiendo sobre esta crisis Sísifo que has creado para nunca acabar.

6.- No cometerás adulterio, adulterando la verdad, manipulándola, engañando a la gente para obtener tu beneficio. No cometerás adulterio adulterando la realidad creando una crisis mentirosa que es una estafa en la que estás robando todo al pueblo de Dios, que es toda La Humanidad. No cometerás adulterio manipulando a los medios de comunicación para que se conviertan en tus voceros y cerrándolos cuando ya no te hacen falta.

7.- No robarás. No robarás. No robarás. No robarás al pobre para dárselo al rico, porque la única manera de que haya ricos es empobrecer a La Humanidad, es crear pobreza donde no la había, la única manera de que haya ricos es robar al pueblo de Dios, toda La Humanidad. La única manera de que haya ricos es crear pobres. No ro-ba-rás. ¿Está claro? Es que no sé cómo decirlo más claro.

8.- No dirás falso testimonio contra tu prójimo. No mentirás en los juicios. No dejarás impune al culpable mientras castigas al inocente. No dirás que no sabías que te alquilabas el piso a tí misma. No dirás que no recibías sobres cuando los recibías. No dirás que eres inocente cuando sabes que eres culpable. No dirás que no has despilfarrado dinero público cuando lo has hecho a manos llenas. No dirás que no has defraudado y engañado para enriquecerte a costa del pueblo de Dios, toda La Humanidad, cuando sabes que lo has hecho. No dirás que cualquiera lo haría en tu lugar para justificarte, porque no lo ha hecho cualquiera: lo has hecho tú.

9.- No consentirás que te dominen pensamientos impuros tales como la avaricia, el egoísmo, el ansia de poder, el ansia de prestigio social, el ansia de posesiones materiales, el ansia de dinero, porque si consientes que te dominen estos pensamientos impuros, tu vida será esclava de ellos y todo lo que hagas será para conseguir saciarlos, dañando al pueblo de Dios, a toda La Humanidad.

10.- No codiciarás la casa de tu prójimo, ni le tendrás envidia. No codiciarás cosa alguna de tu prójimo ni sentirás envidia de ellas. No codiciarás los impuestos del pueblo, no codiciarás la salud del pueblo, no codiciarás la educación del pueblo, no codiciarás la sumisión del pueblo, no codiciarás el sufrimiento del pueblo, no codiciarás la vida del pueblo, no codiciarás el alma del pueblo, del pueblo de Dios que es toda La Humanidad.

Estos Sicópatas Nunca Van a Parar

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 1.0/5 (1 vote cast)

Noticia en el 20 minutos de hoy:

“Los bancos niegan a las empresas el 70% de los créditos que les piden.”

“En las entidades nacionalizadas se rechaza hasta el 80%. La falta de financiación lleva al cierre de muchas empresas. Las ayudas a los bancos españoles superan los 600.000 millones de euros.”

Esto ya es algo más allá de un crimen contra la humanidad. Los bancos han sido uno de los principales agentes generadores de paro en este estado español. Lo han generado adrede, restringiendo el crédito con la mentira de la crisis que ellos mismos han provocado restringiendo el crédito a las pymes en un país de pymes y convirtiendo la mentira en cruda realidad.

Revolución

Revolución

Para más inri los políticos les han dado 600.000 millones de euros. Con esta cantidad este país podría funcionar unos 8-10 años (miremos los presupuestos generales del estado de este año.)

Esto es un crimen, timo, aniquilación del ser humano, es que me quedo sin palabras ni expresiones.

No me canso de repetirlo, pero es que cada vez me quedo más ojiplático de ver este plan organizado en toda Europa, probablemente desde hace una década para generar artificialmente cantidades inmensas de parados en este continente y para llevarse el dinero público a espuertas, directamente dándoselo a los bancos argumentando que tienen que subsanar la crisis que ellos mismos han generado adrede.

No tienen medida, van a seguir así hasta que no nos quede una gota de sangre en el cuerpo.

Me gustaría que reflexionáramos ante la urgencia de tomar actuaciones. Yo creo que esto que está pasando es algo extremadamente brutal y descarado y creo también que a este paso queda una década o por ahí hasta que seamos todos esclavos, muramos de hambre, de miseria, no sé, lo que quepa en el cerebro pútrido y retorcido de políticos y banqueros.

Me gustaría que reflexionáramos acerca de cómo parar a estos auténticos sicópatas. Yo es que aún no sé cómo hacerlo, pero creo que es urgente por nosotros, y, sobre todo, por las generaciones posteriores.

Esto ya es una burla macabra descarada.

Creo que una de las maneras de poner fin a esto es orquestar una desobediencia civil masiva y repentina: dejar de pagar totalmente impuestos, dejar de obedecer toda ley, dejar de hacer caso a las autoridades, a las judiciales, políticas y policiales, no reconocer la autoridad de estado, comunidades ni ayuntamientos y empezar a montar un estado alternativo, Cuerpo Jurídico Ciudadano, Cuerpo de Policía Ciudadana, Hacienda Pública Ciudadana, Cortes Ciudadanas y empezar a funcionar fuera de su maldito, maníaco, asesino, cruel e infernal sistema que sólo conduce a un sitio: a la total destrucción del ser humano.

Creo que esa es la alternativa y creo que cada vez es más urgente, hablo de años o incluso meses.

Salud.

La Crisis Sísifo o el cuento de nunca acabar

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.7/5 (3 votes cast)

Este es el nombre para esta crisis:

La Crisis Sísifo o el cuento de nunca acabar.

Sísifo, según la mitología griega, fue rey de Éfira (Corinto).

Desafió a los dioses con su astucia y le condenaron al infierno por ello, pero le pusieron una curiosa prueba que, de superarla, se libraría de dicho infierno.

Le dijeron: “Mira, empuja esta pesada piedra hasta la cima de esa elevada montaña. Es un gran esfuerzo, titánico, pero una vez consigas dejarla en la cima, podrás salir del infierno”.

La prueba estaba amañada porque un poco antes de alcanzar la cima, los dioses hacían que, inevitablemente, la piedra rodara cuesta abajo.

Sísifo

Entonces, Sísifo volvía a empezar con la esperanza de que si se esforzaba un poco más, conseguiría llegar a la cumbre con la pesada piedra.

Y así una y otra vez, una y otra vez…

La piedra es la deuda, nosotros somos Sísifo, los dioses son los banqueros y los políticos y la montaña es el capitalismo.

Crisis Sísifo.

Es una trampa, por más que nos esforcemos, la piedra nunca alcanzará la cumbre. Por más que nos esforcemos, la deuda nunca podrá ser pagada.

Saludos.

No hay salida a la crisis – Crisis Permanente

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Esta crisis, la crisis, ha sido diseñada minuciosamente y provocada adrede.

Las políticas que están implementando para supuestamente acabar con ella, lo que están haciendo realmente, a las pruebas me remito, es perpetuarla.

No son tontos ni torpes, ni tampoco es que no sepan lo que hacen. Su intención original, la real, y la actual es, repito, a las pruebas me remito, su intención real es perpetuar esta crisis. Hacerla crónica.

Y luego argumentando, tal como están haciendo, Crisis Crónica de la humanidad, pues justificarán, tal como están justificando, recortes en sanidad, en derechos laborales y civiles, recortes en educación y un largo etcétera que cada día aumenta de forma exponencial. Y así para siempre. Crisis Permanente. Ese es su sueño. El de los ricos. El de los banqueros. El de los políticos (léase nobles, puesto que en estos tiempos la franja social que antes ocupaba la nobleza es actualmente ocupada por la clase política).

Crisis Forges

Así aceptaremos cualquier cosa, comeremos cualquier mendrugo, nos sentiremos felices de comer una vez al día. Así seremos dóciles, estaremos sometidos, no tendremos valor ni para respirar un poco más fuerte que el vecino. Haremos todo lo que nos digan sin rechistar.

Y así para siempre. Ese es su sueño. Esa era su intención cuando provocaron la crisis y esa sigue siendo su intención cuando están tomando estos paquetes de medidas dedicados a perpetuar ad eternum esta crisis.

Y son felices y se ufanan, los ricos, los banqueros y los políticos, de lo bien que les está saliendo su plan. Les está saliendo a las mil maravillas. De hecho están eufóricos. Completamente eufóricos. Un indicador de esta euforia son las medidas cada vez más brutales y descaradas que toman contra las poblaciones de los países. Otro indicador de esta euforia que les embarga es la burla y desvergüenza con la que se contradicen y mienten públicamente una y otra vez.

Están que se salen. Se han venido completamente arriba.

Los ricos, los banqueros y los políticos. Están que se salen de contentos y ufanos viendo lo rematadamente bien que les está saliendo su plan de empobrecer la pequeña zona del mundo que vivía relativamente bien, lo que antes llamábamos Primer Mundo.

Esta crisis es tramposa, es un juego amañado. Esta crisis está diseñada para no tener solución. Esta crisis está diseñada para no pasar nunca. Es un callejón sin salida. Y las medidas que van tomando, en contra de toda lógica y sentido común, están, de hecho, agravando exponencialmente esta crisis. En contra de toda lógica y sentido común a no ser que partas de la hipótesis de que lo que quieren realmente es agravar la crisis. Entonces todo encaja perfectamente.

Luego, cuanto más juguemos a su juego, en su tablero, con sus reglas, más perderemos, más se agravará la crisis, más nos estrellaremos contra los acantilados. Esta crisis se parece mucho a los casinos de Las Vegas. Te dejan ganar hasta un límite, luego la propia casa te hace trampas para sacarte hasta los higadillos. Tú crees que si sigues jugando, volverá tu buena racha. Pero eso es imposible porque la casa amaña el juego para que tú pierdas todo.

Esto es lo que está pasando. Estamos jugando a un juego amañando, en el que por diseño nunca podremos ganar. Como los trileros.

La solución no es mejorar en el juego, sino dejar de jugar.

Dejar de jugar y jugar a otro juego. El que nosotros digamos, no el suyo.

Se trata de salirse del juego y empezar a jugar a otro juego, en otro tablero, con otras reglas. Otro juego que, al menos no esté amañado, y en el que sí tengas, sí tengamos oportunidades tanto de ganar como de perder.

No se trata de ahorrar y recortar para pagar la deuda. Se trata de no reconocer la deuda y no pagarla.

No se trata de impulsar la economía de mercado, sino de no reconocer las reglas de funcionamiento del mercado y funcionar con economías orientadas al abastecimiento y al usufructo, no orientadas al beneficio y a la posesión.

No se trata de corregir los “fallos” de la economía actual, sino de empezar a funcionar con economías no monetaristas, no especulativas, sin dinero, sin bancos, sin bolsa, economías en las que por diseño sea imposible la acumulación de valor, para evitar, por diseño, la existencia de ricos, culpables, ejecutores de la humanidad. A las pruebas me remito. Los ricos son asesinos sicópatas que están ejecutando sistemáticamente a la humanidad con tal de intentar calmar el pozo sin fondo de su avaricia insaciable y destructora.

Cito unas palabras de San Agustín de Hipona, Padre de la Iglesia, que vivió entre los siglos IV y V: “Un rico, o es ladrón o es hijo de ladrones”.

Tajante ¿verdad? Pues es la realidad y no tiene ninguna excepción. No hay ninguna excepción en toda la historia de la humanidad.

No hay solución a la crisis, no hay solución financiera a la crisis. Es todo una trampa. Esta crisis está diseñada para que nunca acabe. Todos los esfuerzos que estamos haciendo son una trampa con la que, como trileros, nos están engañando… “Sigue a la zanahoria, sigue a la zanahoria” como los burros. Y mientras tanto seguimos arando, trabajando como esclavos para ellos, los ricos, los banqueros, los políticos.

Cuanto antes nos demos cuenta de esto y antes empecemos a salirnos del sistema, vivir de manera alternativa, antes se acabará este sufrimiento injusto, cruel y perverso de la humanidad, infligido por aquellos cual ludópatas, drogadictos, su avaricia no tiene límites, les consume a ellos y hace que nos consuman a nosotros, los seres humanos.

Debemos dejar de jugar con sus reglas en su tablero y empezar a jugar con las nuestras en un tablero nuevo.

Dejar de medirnos por los parámetros capitalistas y actuar según digan y, lo más importante, empezar a medirnos y actuar por parámetros humanos en economías que si faciliten y materialicen la distribución justa de riqueza, materias primas, medios de producción, de transformación, logísticos y demás servicios.

Hasta que no nos demos cuenta de esto, la crisis seguirá per secula seculorum.

Hasta que no nos salgamos del sistema construyendo la alternativa, al principio micro y luego macro, esto nunca acabará, porque esta crisis y las medidas que están tomando están diseñadas para perpetuar dicha crisis. Es su intención real, la de ricos, banqueros, políticos y demás gente que viven del sufrimiento y el trabajo de los demás.

Esa es la intención de los parásitos. Seguir viviendo del huésped.

Salud.

Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 61 suscriptores