Educación

De las ayudas a las entidades financieras.-

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)

943431_248836021921894_151580110_nDando un repaso a mi página en Twitter hace un rato, me ha llamado la atención el siguiente tweet de 20minutos .es 20@m:

“Las ayudas a la banca suman 61.366 millones de euros desde 2009 http://owl.li/otYPE “

Tras leer el contenido de la información y no pudiéndome sustraer al poder que en ese momento empezó a ejercer sobre mí, he cogido la calculadora.

Si hacemos los cálculos, considerando que tales ayudas se corresponden a un período de unos cuatro años y medio, es decir, cincuenta y cuatro meses, obtendremos que se ha estado entregando a la banca una media de 1.136,41 millones de euros mensualmente, o, -si hacemos los cálculos por día-, 37,88 millones de euros diarios, procedentes de recursos públicos.

Bien es cierto que esas cantidades las ha obtenido el Estado, básicamente, a través del “rescate” y la colocación de bonos del tesoro en mercados internacionales; pero no es menos cierto que, tanto en un caso como en el otro, la deuda externa, -y los cuantiosos intereses que genera la misma-, frente a los acreedores de nuestro país, es la deuda de todos los ciudadanos y ciudadanas españoles.

¿Podríamos decir que esa deuda es ilegítima?. ¿Podríamos decir que la ciudadanía no ha de soportar con el pago de impuestos los errores en la gestión de estas empresas privadas?.

¿Podríamos exigir a los responsables de la gestión de los recursos públicos que inviertan en sanidad, educación, atención a personas dependientes, creación de empleo, etc…cuanto menos 37,88 millones de euros diarios?.

Tal vez sea un análisis simplista, puesto que existen cantidad de variables que afectan a los negocios bancarios que no he tenido en consideración, pero, de cualquier manera, entiendo que destinar 37,88 millones de euros diarios para “tapar los agujeros de la banca”, en tanto se recorta la inversión en capítulos tan sensibles como sanidad, educación, atención a personas dependientes…y otros que no voy a relacionar para no extenderme en exceso, es, cuando menos, despreciar a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de este país, en beneficio de un grupo de personas cuya principal finalidad es obtener los beneficios más altos posibles de sus negocios.

En estos días se ha estado informando de los beneficios obtenidos por algunos de los principales bancos en los primeros seis meses del presente ejercicio. ¿Por qué no se exige a esas entidades financieras que tales beneficios dejen de repartirse entre los accionistas, o se destinen a otros fines de las entidades, y  se apliquen a devolver al erario público parte de los 61.366 millones de euros que les han sido entregados en los últimos cuatro años y medio, a costa de recortar los derechos en sanidad, educación, atención a personas dependientes y otros tantos, a la gran mayoría de la ciudadanía?.

Pedro L. Alcántara

http://pedroleopoldoalcantara.blogspot.com
conversacionesenmihabitacion.wordpress.com

NI ÉTICA NI ESTÉTICA

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)

NI ÉTICA NI ESTÉTICA

(Sobre el proyecto de nueva Ley de Educación)

 Mucho ha llovido desde que aquel ministro de Franco de nefasta memoria decía altito y claro, con la osadía que solo proporciona la ignorancia, aquello de “más gimnasia y menos Latín”. Mucho ha llovido porque, desde 1969, muchas cosas han cambiado en nuestra arena política. Pasamos de la dictadura que no pedía permiso al pueblo a una democracia que sí que al menos lo tenía en cuenta; a otra en la que el miedo a perder votos limitaba las ambiciones y obligaba a guardar las formas; finalmente, a una extraña forma de gobierno en la que el pueblo ha elegido a unos representantes que no difieren demasiado de aquellos de la dictadura, ni en el fondo ni en los términos.

Claro que las pequeñas diferencias pueden ofender a la ciudadanía que, habiéndolos votado o no, siempre merece un respeto, por simulado que este sea. Y esas pequeñas diferencias residen en la jactancia, en el exhibicionismo de riqueza y poder, en la prepotencia. En el fondo, puesto que a diario nos van privando, uno a uno, de todos los derechos adquiridos en estos años en los que ha llovido tanto; nos van privando de nuestros puestos de trabajo y de nuestros salarios; de nuestra dignidad de profesionales y personas, en resumen.

En la forma: hasta una fecha que podríamos situar en la época en la que ya la democracia estaba ya más que asentada, en la que ya no temía nadie un golpe de estado que nos retrotrajera a tiempos pasados y concluidos, los políticos guardaban las formas. Guardaban las formas porque pensaban que el respeto era imprescindible, o al menos necesario y, también, porque sabían hablar.

Ahora una burda paleta (aunque investida diputada) grita desde el hemiciclo “que se jodan”. Y la polémica está servida. Parece que lo importante es a quién va dirigido el ex-abrupto. Y, en efecto, lo es, es importante, pero no es “lo importante”. A esta señora la apercibieron por el fondo, no por la forma. Y esto es lo primero que resulta intolerable, salvo que la señora fuera víctima de una ofensa y se refiriera al castigo de sus ofensores (siempre en la esfera de lo privado). Y esto solo es un pequeño detalle. Las expresiones de nuestros gobernantes darían para un estudio muy amplio.

No hay formas porque no hay ética, no hay formas porque no hay estética. No hay ética porque no se respeta a los demás (especialmente si los demás son tu electorado o el pueblo cuyos derechos y bienestar tienes el deber de defender). No hay estética porque esos no son modales.

Logse loe loce

Y, lejos de intentar cultivar ética y estética en nuestros ciudadanos, la LOMCE, la nueva ley de Eduación, marca un rumbo contrario a ambos conceptos. Es una ley claramente orientada hacia el materialismo y el desconocimiento, que niega los valores de la creatividad, del humanismo, de la solidaridad y la convivencia equitativa. De valores que se asentaron hace miles de años, gracias a los cuales sus señorías están donde están, en esa posición de privilegio, olvidando que no son otra cosa que servidores del pueblo.

El Arte y el Humanismo son liberadores. El Arte, el único bien que el ser humano deja tras de sí, puesto que por lo demás es la plaga del planeta, lo dignifica, da sentido a su existencia: escuchar buena música, mirar un cuadro largo tiempo, leer poesía, transportarte en el tiempo gracias a un relato o novela, sentir que eres mejor, que eres otra persona, muchas personas…, son placeres simples y gratuitos, carentes de materialismo.

El Humanismo: los griegos sentaron las bases de nuestra convivencia, de nuestra cultura. Ellos y los romanos, de nuestra lengua, que es lo mismo que decir de nuestro pensamiento. El latín es exacto y puro, el griego es escurridizo, bello, inabarcable: la lengua de la filosofía. Saber algo de ambas lenguas es comprender mejor el mundo, mirar de otra manera al ser humano.

Al lado de estas enseñanzas, o en su misma base, la Ética y la Ciudadanía no deberían siquiera proponerse como opciones. La esencia de la educación es formar seres humanos capaces de vivir y convivir con dignidad, siendo razonablemente felices y haciendo razonablemente felices a los demás, queriendo y teniendo lo justo y necesario.

Pues bien, la nueva ley elimina el bachillerato de Artes Escénicas, Música y Danza, manteniendo un único Bachillerato de Artes que no incluye ni una sola materia de estas especialidades, sino sólo de artes plásticas, imagen y diseño. Sin ningún motivo, puesto que, como dice el presidente de FEDADI (Federación de Directores de Instituto), José Antonio Martínez: “Son bachilleratos muy rentables, la demanda supera con mucho la oferta en los institutos que los imparten y además el alumnado tiene un rendimiento por encima de la media. No son especialmente costosos porque son pocos institutos los que ofertan esa vía, pero resultan exitosos social y académicamente”.

Supone también un grave perjuicio para las Lenguas Clásicas: La Cultura Clásica de 3º / 4º de E.S.O. desaparece. El Griego queda relegado a la categoría de materia optativa de oferta no obligada para el Bachillerato de Humanidades. También sin un motivo aparente.

También desparece del currículo cualquier rastro de Educación para la Ciudadanía. Una decisión puramente ideológica conllevará la eliminación de la Ciudadanía de primaria, Ética y Ciudadanía de cuarto de ESO y la desaparición del apellido de Ciudadanía a la Filosofía de primero de bachiller.

¿Qué tipo de ciudadanos pretende formar la nueva ley? La educación, cada vez más, queda relegada a las aulas. Los padres delegan en los educadores, la sociedad en su conjunto no cumple ningún papel formativo. Los medios lanzan mensajes contrarios al valor del esfuerzo, del trabajo, del conocimiento. Los triunfadores que la televisión nos presenta son tipos y tipas zafios, desfachatados, sin noción alguna de lo que pueda ser un código moral o de decencia. Triunfan los trepas, los que se acuestan o dicen acostarse con, los que solo saben dar una patada a un balón, los estafadores o los enchufados… Triunfa y aplasta el señor dinero.

Y creo que lo que se pretende es formar no a ciudadanos, sino a adoradores y esclavos de ese “bien” supremo.

Meli San Martín

Sevilla, 4 de Octubre de 2012

Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 62 suscriptores