Política Ficción – El Nuevo Sistema

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Calor abrasador. Son las cuatro de la tarde, barrio periférico de Madrid, Madrid Obrero. Como siempre, uno de los jueces del estado, de los bancos, perdón, ha ordenado, ilegalmente ahora que Europa ha declarado ilegales los desahucios, ha ordenado un nuevo desalojo de una vivienda. El crimen de su propietario y habitantes, el más terrible en el sistema capitalista: dejar de pagar. Pecado Mortal de la Religión del Capital. Mortal porque te mueres de hambre tirado en la calle como un perro.

Cuatro treinta de la tarde. Comienzan a llegar los antidisturbios. Diez furgonetas para controlar, reprimir, a los “peligrosos terroristas” de la PAH, que en número de unos cien se concentran frente a la vivienda de la persona que el Capitalismo ha decidido que no tiene derecho a una vivienda. Claro. Es que ha cometido la falta más grave de la Religión del Capital. Dejar de pagar.

Policía nacional, perdón, policía de los bancos a las órdenes de los jueces de los bancos y ya no ejecutando leyes, puesto que Europa dice que los desalojos son ilegales, sino, simplemente, ejecutando las órdenes del Imperio de los Bancos.

Cuatro treinta y tres de la tarde. Aparecen otras dos furgonetas. De policía también. Pero esta vez, no de los bancos. Del Pueblo, la policía del Pueblo, para proteger al Pueblo de los bancos, de los jueces de los bancos, de los políticos de los bancos, de la policía de los bancos.

Rápidamente, veinte personas del CPP, Cuerpo de Policía del Pueblo, uniformados, armados y entrenados, se interponen entre la policía de los bancos, antiguamente llamada policía nacional, formando un bloque compacto y desenfundando sus armas.

Con un megáfono, la CPP informa a la policía de los bancos de lo siguiente: “¡Atención, esta concentración de policía nacional es ilegal. Los desalojos en este Estado Español han sido declarados ilegales por el Tribunal Europeo de Justicia, decisión ratificada por el CJC, Cuerpo Jurídico Ciudadano, por favor, disuélvanse! ¡Repito, tienen un minuto para disolverse! ¡Esta concentración de policía nacional es ilegal! ¡No nos obliguen a cargar!”

Sorpresa mayúscula, que hubiera sido descojone de la policía de los bancos, si no fuera por la estampa de la CPP, uniformados, armados con porras y pistolas, escudos y cascos. Las que hubieran sido risas de la policía de los bancos se convierten en nervios, sudor y pasmo. El mando de la policía de los bancos haciendo uso de los comunicadores contacta con su superior para explicarle la situación y pedirle órdenes.

La CPP insiste: “¡Por favor, ya ha pasado el minuto, esta concentración de policía de los bancos es ilegal, atenta contra el Derecho Europeo, contra el Derecho del CJC y contra los Derechos Básicos de los ciudadanos! ¡Por favor, disuélvanse en el acto!”

El mando de la policía de los bancos recibe la orden de cargar, despejar y desalojar… Cascos en la cabeza, cerrados y abrochados, escudos al frente, porras en la mano, escopetas de pelotas de goma cargadas y gases lacrimógenos ansiosos esperando la salida…

CPP, la Policía del Pueblo, cascos en la cabeza, cerrados y abrochados, escudos al frente, porras en la mano y armas preparadas para ser usadas si fuera necesario.

A la voz simultánea de “¡Ar!”, simultánea por el lado oscuro, la policía de los bancos, y por el frente rebelde, la CPP, comienza la carrera, ofensiva y despiadada por parte del lado oscuro y de amor y lucha, amor por el pueblo y lucha por la justicia, por parte de la Policía del Pueblo.

Choque brutal, totalmente espectacular… Los antidisturbios no acostumbrados a encontrarse oposición y menos de este calibre, empiezan a caer como moscas, abatidos ante los porrazos furiosos y de justicia de la Policía del Pueblo. La policía de los bancos, en pocos minutos, es abatida y derrotada. Los pocos policías del lado oscuro que se libran, huyen despavoridos, cobardes, como ratas, las ratas que son.

La CPP desnuda a los agentes, se queda con su material, sus uniformes y se lleva todas sus furgonetas, que pasan a formar parte del arsenal de la Policía del Pueblo. Los policías del lado oscuro son metidos hacinados y desnudos en dos de sus propias furgonetas y arrojados “por la borda” en algún campo fuera de la periferia de Madrid… Para que les dé el aire fresco y se recuperen y para que hagan algo de ejercicio andando de retorno a Madrid.

El desalojo se ha impedido, la CPP ha recolectado material para su arsenal. Un victoria más que incrementa la leyenda y el poder de la ACG, Asamblea Ciudadana Gobernante, que junto con el CJC. Cuerpo Jurídico Ciudadano, la HPC, Hacienda Pública Ciudadana y el CPP, Cuerpo de Policía Ciudadana forman el Nuevo Gobierno y la Nueva Gestión del Nuevo Sistema.

¡Salud!

Escrito por extremaluz

Política Ficción – El Nuevo Sistema, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Una respuesta a Política Ficción – El Nuevo Sistema

  • VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    INSOSTENIBLES, BELLACOS , LETALES…..
    No producen y consumen desmesuradamente. Unos roban y el resto lo consiente. Se
    otorgan prebendas de todo tipo. Fiscan mientras se justifican en nombre de un estado de derecho inexistente o manipulado. Son tan tontos e incapaces que insultan a la inteligencia
    Los izquierdosos, revoltosos , pueblo llano y, en fin, los padres de familia empezaron por reivindicar: “NO NOS REPRESENTAN”, “SI SE PUEDE”….. Se intentó dialogar y elevar propuestas. Se recurrió a manifestaciones pacíficas, incluso acampadas pero fueron
    bloqueadas a trescientos metros de las Cortes o expulsados de su tribuna . Incluso
    insultados y vilipendiados por los corruptos medios.
    La situación se ha degradado hasta lo insoportable; ya no cabe argumentar quién la provocó: cierre de empresas, despidos a mansalva, esclavitud, agotamiento de los recursos de los abuelos, hambre, estafas, la calle como alternativa a la vivienda, discriminaciones judiciales, y un largo etc.. Sin perspectivas de recuperación del estado de bienestar.
    Semejantes bellacos parásitos de la sociedad, titulados partidos políticos, dicen que la mayoría de los concejales no cobran (algo sacarán). Por último se quejan de que sus hijos son acosados en sus lujosas viviendas, mientras los de otros muchos son verdaderamente agredidos pus no tienen comida ni hogar ni, aun los mejor formados, perspectiva local de realización.
    ¿Hay quien soporte más? ¿La ralea de los políticos piensa que se vaya a quedar así la cosa?. Me temo que, es de suponer, no tardando demasiado, lo del escrach va a pasar a ser una broma inocente previa al derramamiento de sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre el autor
  • We are sorry, but the author did't entered any information in his profile.
Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 61 suscriptores