La maternidad, el más humano de los derechos

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 2.6/5 (5 votes cast)

Artículo proveniente del blog de su autor.

Antes que nada, quisiera pedir de antemano disculpas a todos esos hombres, padres coraje, que lo dan todo por sacar a su familia adelante. Que nadie se asuste si en algún momento digo: “los hombres somos unos cobardes”, porque no podemos permitirnos generalizar. También hay hombres muy valientes, pero creo que es necesario pegar un toque de atención a los hombres para gritar una reivindicación que parece olvidada desde el feminismo moderno: el derecho a la maternidad. Los hombres somos unos cobardes. Evidentemente, Pocas actitudes son más valientes que la de una mujer que saca fuerzas de donde ella no sabía ni siquiera que podían sacar, para sacar a una familia adelante. Pocas actitudes son más cobardes que la de un hombre que se arruga ante una mujer embarazada, dudosa de sus propias fuerzas, que, en lugar de ayudarla a encontrar esas fuerzas: la empuja a abortar.

Ante todo, también me parece cobarde criminalizar a las mujeres que se han visto en la situación de “tener que” abortar. Vivimos en una sociedad capitalista y cruel donde parece valer más tener dinero que la vida. Y sinceramente, siempre creí que una sociedad en la que uno de cada seis embarazos acaba en aborto: tiene un problema. Y en ese sentido, creo que todas y todosestaremos de acuerdo en que abortar es un drama social y que, ante todo, la solución legal no es fácil. Se legisle como se legisle se tendrá a la población dividida y por mucho que a algunos nos den ganas de llorar cuando vemos fotos de fetos abortados: abortos va a haber igual.

La solución no es fácil, pero creo que tanto PSOE como PP lo están haciendo fatal. Ambos han legislado dividiendo a la población en dos, el PSOE no provocó sino que el número de abortos aumentase, y mucho le temo que aunque el PP cambie la ley: el número de abortos no va a disminuir. Como drama social que es, como tema delicado que es: no se va a solucionar a golpe de decreto y ante todo, los que deseamos que el número de abortos sea el menor posible -que, seamos sensatos, creo que tanto detractores y defensores estarán de acuerdo en esto- tenemos que tratar de buscar una solución “social” y no “legal”. Con delicadeza, y sin creernos con el derecho de juzgar a las mujeres, pero.

Pero lo siento mucho y como hombre que soy me siento con el derecho de emitir un juicio moral: los hombres somos unos cobardes. Por el amor que nos tiene nuestra madre, por el amor que nos tienen nuestras abuelas, “sólo” por eso, no puedo sino gritar, como decía, que la maternidad es el más humano de los derechos. Los llamados ‘provida’ se equivocan sobremanera aludiendo a motivos divinos o creyéndose superiormente morales para decidir el nivel de empatía de toda la humanidad. Aunque aludamos a que la vida es vida desde la fecundación, los sentimientos siguen siendo subjetivos: yo tengo más empatía por un feto de cuatro meses que por una vaca bien crecidita, pero me atrevo a decir, o al menos me permito dudarlo, que no soy quién para decidir el nivel de empatía de los demás.

Hay algo, sin embargo, que no puedo permitirme el lujo de dudar: el aborto es una decisión muy complicada y en muchas ocasiones son los hombres los que se acojonan y los que en lugar de apoyar a la mujer, a veces entonan un ‘lo que tú quieras cariño, es tu decisión’ cuando en realidad están cagados de miedo y no se atreven a apoyar a su pareja cuando ésta, en su fuero interno -en muchas ocasiones, no siempre- desea tener el bebé y está pidiendo A GRITOS sentirse arropada por el hombre. esto es pura biología. Tras tal cobardía de no mojarse, si después encima la mujer aborta, las críticas serán en mayor medida para ella que para él. Lo cual es tremendamente injusto.

Los hombres no tenemos la responsabilidad biológica de alojar un nuevo ser en nuestro seno: creo que se nos puede pedir un poco más. Los hombres parecemos tener otros intereses en la vida, y se nos olvida lo importante que es para las mujeres -por su condición biológica- ser madres. Decimos que las queremos pero cuando las embarazamos nos arrugamos. Pues menuda mierda de hombres. Sí, lo siento mucho, pero esto es un manifiesto FEMINISTA. Creo que deben hacerse muchos más esfuerzos en educación emocional, tanto en el colegio como en casa, para que los hombres comprendamos mejor a las mujeres en este sentido: en el sentido de que las mujeres tienen derecho a ser madres.

Escrito por alonsorgaz

La maternidad, el más humano de los derechos, 2.6 out of 5 based on 5 ratings

3 respuestas a La maternidad, el más humano de los derechos

  • Pingback: La maternidad, el más humano de los derechos

  • VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    La raiz del conflicto estuvo en banalizar las relaciones sexuales y la finalidad y concepto del matrimonio. Unido a una complejidad inasumible, sobre todo a falta del adecuado tratamiento antropológico.
    El fatal desenlace producido habla de cobardía pero también de insolidaridad interna de los afectados directamente y externa de la sociedad. Pero también de asesinatos sumamente graves contra los inocentes gestados. Por lo que no basta con antropología y sobra la demagogia; la Justicia debe ser contundente contra los criminales.

    • VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)

      Está muy bien preocuparse del derecho a la vida de los no natos, pero creo que hay que preocuparse más del futuro de los que ya han nacido. Que ese futuro lo estamos jodiendo a base de bien. Negro futuro les espera.

      Muchas personas que tienen una sensibilidad extrema con los derechos del feto, luego ven en TV una imagen de un niño muerto en brazos de su padre en Siria y ni se inmutan. Vivimos en una sociedad hipócrita, en la cual nos interesa más meternos en la vida del de al lado que lograr que todos tengamos un futuro mejor para nuestros hijos. Si el vecino no puede darle de comer porque no tiene trabajo, como decía una diputada cuando quitaban el 10% de la prestación a los parados: “que se joda”.

      Que cada cual haga con su cuerpo y con su vida lo que quiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre el autor
  • We are sorry, but the author did't entered any information in his profile.
Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 62 suscriptores