Artículos de otros lugares

Sobre el “caso” Espinar

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.9/5 (9 votes cast)
Sobre el “caso Espinar”, unas palabras que he encontrado en Facebook, de un tal Jorge Armesto:
 
“Pues voy a tratar de ser breve. Hay varios aspectos a tratar. En primer lugar se trata de una exigencia ética desmesurada y sin límite en el tiempo. Resulta inaudito que en un país que tolera la corrupción de un modo casi obsceno, se exija a los representantes políticos de izquierda un comportamiento tan exento de todo reproche que solo dos tipos de seres pueden tener: los ángeles y los recién nacidos. Ni siquiera los santos padres de la iglesia necesitan de tal virtud: San Agustín era un mujeriego y vividor. Pero, ¿cuándo tenías 20 años fuiste a una despedida de soltero en la que había un striptease? Invalidado para la lucha feminista. ¿Te fumaste un día un viernes del curro porque te habías acostado a las tantas con unas cuantas copas? Invalidado para la administración pública. ¿Fuiste con tu padre de niño a coger nidos? Invalidado para la lucha ecologista. Esto ha llegado a extremos ridículos y, además, no tiene fin en el tiempo. No se exige ya una imposible santidad en el ejercicio de lo público sino en cualquier momento de la historia personal.
Yo creo que los juicios éticos no se hacen en el vacío. Para mí hay dos cuestiones clave: la legalidad y el daño a los demás.
ramon-espinar-nacho-martin
 
En segundo lugar. Colaborar en esta caza de brujas es hacerle el juego al poder corrupto. La única manera de que históricamente pueda subsistir este estado de latrocinio continuado es que se extienda una conciencia de que todo es lo mismo. El sentido común existente está pleno de tales justificaciones. En las oficinas se dice: “¿acaso nosotros no robamos folios?” Y luego se sentencia: “pues es lo mismo”. Este es “un país de pícaros” y cuando se habla del nepotismo se justifica: “veríamos si estuvieses tú y te pidiera trabajo un familiar”. Todo este sentido común hace que sea igual robar un folio que 4000 millones. Que sea lo mismo escaquearse más tiempo en el café que promover estafas bancarias millonarias. En ese estado de cosas, la sobreatención mediática a miserias como que un tío gane 19000 euros en cuatro años por la venta legal de inmueble nos hablan de que existe, como minímo, un problema de escala. De desmesura. Se engrandece lo pequeño para empequeñecer lo grande. Colaborar en esto es reírle la gracia a los saqueadores que están bien satisfechos de que nosotros manguemos lápices mientras no les afeemos que roben países enteros. De esto habla Juan Carlos Monedero en un libro pero no recuerdo cual, si no, lo citaba a él que lo explica mejor. Y por cierto, no, no es lo mismo. El comportamiento ético es una línea con límites difusos, pero con límites.
 
En tercer lugar, yo no soy deudor eterno de lo que dije con 21 años, ni de lo que pensé ni de lo que hice. Y nada de eso me incapacita para cualquier actividad futura. El que quiera venir a pasarme la cuenta de mis posibles pecados de adolescencia que vaya a otra ventanilla.
En cuarto lugar, existe un tipo de personas, que justifican su quietismo con una exigencia de moralidad imposible de lograr. Es la misma lógica que utiliza la gente para no colaborar, por ejemplo, con las ONG. Pueden pasar décadas sin una sola noticia, pero basta un solo caso que merezca reproche para que miles de personas justifiquen su egoísmo diciendo que no van a meter su dinero donde no se usa adecuadamente. Para tales tipos, el listón ético está tan alto como se necesite siempre que justifique no hacer nada. Por supuesto, no son tan estrictos en la compra diaria, para tener la cuenta en el BBVA o comprar el coche en Citroen. Tampoco la ropa de Zara o los yogures de Nestlé. Entonces el listón se hace invisible. En este caso, este cuestionamiento permanente de los representantes públicos sirve únicamente para adquirir una pátina ética gratis, sin hacer nada. No tienes que mancharte las manos, simplemente indignarte y rajar. Eso tiene un nombre: se llama fariseísmo.
 
Y en quinto lugar, este caso es manifiestamente ridículo. O sea, que un chaval de 21 años justo en el declive de la burbuja tiene la brillante idea de hacerse especulador inmobiliario. Le pide dinero a su abuela, otra especuladora, y entre todos se compran una mansión de 150000 pavos y 60 metros cuadrados. ¿En Beberly Hills? Parecido: en Alcobendas. Luego, cuatro años después obtiene la exorbitante cifra de 19000 euros de beneficio, es decir, un 6,5% anual, que, poco más o menos era lo que daban entonces los depósitos de plazo fijo. Hostia para el Soros!. Qué fenómeno. Para más inri, ni siquiera la vende al precio que quiere, sino a un precio obligatorio tasado por un organismo público lo que, en buena lógica, debería eliminar de la ecuación la “voluntad especulativa”. Supongo que repartió los beneficios con su abuela y volvió a su vida de lujo con sus 480 euros al mes. En fin, esto mueve a risa. Aún digo más. Incluso aunque con 21 años Espinar, cuando aún no era nada en Podemos ni existía Podemos, y no era más que un chavalín, hubiese tenido la idea de ganarse cuatro duros con una operación legal inmobiliaria, tampoco tendría nada que objetarle. ¿O ya tenía que ser concienciado desde que estaba en la teta de su madre?”
 
¿Qué opináis del texto? Yo creo que tiene muchísima razón.

A proposito de: Zonas Económicas Especiales

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Aquí les dejo, un articulo publicado en el blog de Pedro Olalla el dia (18-09-12), que viene muy bien al caso de acontecimientos recientes.
Luego que cada cual saque su conclusión.

Grecia 2E 2009 X EMU testDado que el negocio de la “crisis” va viento en popa, se acerca ya el deplorable momento de ver cómo, en Grecia, se convierte en cruda realidad la amenaza de las llamadas “Zonas Económicas Especiales”: una amenaza visible hace ya tiempo, cuando las perspectivas de futuro que en este blog se analizaban sonaban para muchos a catastrofismo radical.

Hace ahora un año, Philipp Rösler, el joven vicecanciller de origen vietnamita del gobierno Merkel, visitó Grecia al frente de una delegación de empresarios alemanes y planteó abiertamente ante el gobierno griego la conveniencia de crear Zonas Económicas Especiales para atraer las inversiones extranjeras. Los ministros Venizelos y Chrysochoidis estuvieron de acuerdo en la idoneidad de zonas como el Epiro, Tracia, el Peloponeso y el Egeo Sur, pero la burocracia de Bruselas ha demorado hasta el momento el asunto, no tanto por principios éticos como recelosa de favorecer la “competencia desleal” dentro la propia Eurozona. No obstante, los muchos entusiastas de la idea (nacionales y foráneos) han seguido adelante, y, estos primeros días de septiembre, el Viceministro de Trabajo alemán, Hans-Joachim Fuchtel, se ha paseado por el Peloponeso sondeando el terreno y la disposición de autoridades y empresarios de cara al futuro inmediato. Claro está, en sus agendas de trabajo se evita aún utilizar abiertamente el término “Zonas Económicas Especiales”, dado que puede despertar suspicacia, como ocurrió hace días en la isla de Leros. Es preferible hablar sencillamente de “inversiones”, de “planes estratégicos de desarrollo regional” y, sobre todo, de “creación de puestos de trabajo”: éste es el cebo con el que todos pican.

Sigue leyendo

El Expolio Parte 1

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (2 votes cast)

expolioPrologo

Esto va a ser largo (da para un par de libros), así que lo dividiré en capítulos.

Para poder entender la situación actual, tenemos que remontarnos al pasado. Hemos de tirar del hilo de la historia. Que es lo que haremos hoy.

Pero no la historia de los hechos que nos cuentan, que al fin y al cabo son escritos copiados de escritos anteriores y traducidos por gente que no entendía el idioma, a su vez vueltos a copiar y copiar.. etc etc etc.

Es el jodido juego del teléfono… ¿que no lo habéis jugado nunca?… Sigue leyendo

Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 61 suscriptores