JaviAledo

La evolución de la democracia

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (5 votes cast)

Vivimos en una sociedad un tanto extraña. Por una parte hemos aceptado un modelo democrático que nos ha sido impuesto por las circunstancias coyunturales de una época en la que muchos de nosotros no habíamos sido ni engendrados. Hemos escuchado infinidad de veces las batallitas de los padres de la constitución, de la conquista de los derechos sociales, algo acerca de un pacto para adoptar a un monarca como jefe de estado y que evitó que fructificase un golpe a la recién estrenada democracia. Sin restar la merecida relevancia del impacto que esos eventos tuvieron en nuestra sociedad, ello no justifica que debamos cerrarnos en banda a mejoras de esta “herencia recibida” ya que de ser así todavía utilizaríamos el ábaco para realizar operaciones matemáticas. En cualquier caso vemos como natural un modelo al que nos hemos acostumbrado.

Por otra parte quienes intentan ir más allá y procuran mejorar este sistema, con sus virtudes y deficiencias, como mínimo reciben la calificación de friki en el sentido más peyorativo. Pero lo más extraño es que se está viendo que no sólo son más críticos con las iniciativas emergentes aquellos que ven peligrar su trono de oro, diamantes y huesos humanos, sino que vivimos estupefactos ante un fenómeno en el que quienes se quejan del sistema también lo hacen de quienes escuchan esas quejas y las transforman en voluntad por el cambio. Parecen sufrir de un alarmante síndrome de abstinencia o incluso de Estocolmo. Inaudito.

En la sociedad podemos convivir en distintos grados de democracia. Desde el extremo de una dictadura pasando por una oligarquía, al modelo representativo actual, pasando por una democracia participativa y llegando a la democracia directa situada en el extremo opuesto.

Si nos centramos en los extremos observamos claras ventajas y desventajas. En lo referente a la dictadura la principal desventaja sería la falta de justicia: uno manda el resto obedece. Pero tiene una ventaja que no debemos subestimar que consiste en la agilidad en la toma de decisiones: uno manda y no hace falta perder tiempo en debates, enmiendas, ni votaciones, se obedece la orden sin rechistar y en cuestión de minutos u horas se ejecuta.
Por el lado contrario, la democracia directa es el sistema de mayor justicia pero sin embargo es el más lento en cuanto a toma de decisiones: cualquiera puede realizar propuestas, deben ser clasificadas para evitar duplicidades de esfuerzos e incoherencias, hay que dar forma a las propuestas ya que normalmente quien las propone no sabe muy bien qué es lo que hay que hacer para llevarlas a cabo, hay que debatirla durante un tiempo razonable para que todos puedan participar, hay que disponer un periodo de votación razonable, y finalmente se debe ejecutar siempre con el riesgo de que tras otra votación se revoque.
De un extremo a otro tenemos un abanico de modelos en el que la justicia es inversamente proporcional a la agilidad en la toma de decisiones. No obstante hay que ser conscientes que si consideramos como principal objetivo de un gobierno el de beneficiar al bien común, ningún sistema puede garantizar que las decisiones tomadas, ya sea por una sola persona o por todo el conjunto de la sociedad a un mismo tiempo, sirvan para mejorar el sistema. Pero no cabe duda que ante una decisión errónea es más justo repartir el mea culpa entre todos los ciudadanos que no responsabilizar a unas pocas personas.

Antes de proseguir aclarar que existen varios términos para el extremo de la participación: democracia directa, democracia participativa, democracia líquida, democracia 2.0… Para quien escribe estas líneas la democracia participativa es un tipo de democracia representativa pero con mejores herramientas para la participación ciudadana, es decir, se escoge a uno o varios partidos que gobiernan pero existen herramientas como referendos o posibilidad de revocar leyes o gobiernos mediante votación popular. El resto de términos los agruparía en el término democracia directa en la que los ciudadanos deciden absolutamente todo mediante votaciones y existen unos portavoces cuyo cometido es el de garantizar que el sistema funcione según las normas acordadas y el de la labor ejecutiva: el pueblo decide y el gobierno ejecuta su voluntad.

Bajo esa premisa, si en un mismo sistema conviven ambos extremos, un sistema más cercano al extremo dictatorial destruye con mayor rapidez que lo que tarda un sistema participativo en reconstruirlo. En mi opinión ese hecho junto con la pasividad, sumisión, miedo y falta de iniciativa propia en la que hemos sido moldeados desde nuestros centros de estudio hasta nuestros centros de trabajo es el motivo por el cuál movimientos como el 15M tardan tanto en dar su fruto frente a los sucesivos gobiernos que hemos tenido.

Y después de años (se dice pronto) de intentos fallidos, de ensayo y error, de esfuerzo y talento quemado, y de gritar y resistir al fin emerge una alternativa política cuya iniciativa parece haber conectado con buena parte de la sociedad harta y desengañada que ha abierto los ojos después de un gran periodo de letargo. Y lo han logrado con un discurso basado en verdades “populistas”, pero verdades al fin y al cabo, dejando claro desde un primer momento su orientación hacia un modelo participativo, y haciendo un hábil uso de las mismas herramientas de sus antagonistas: los medios (propagandísticos) de comunicación.
Es llamativo como quienes deslegitimaban el clamor de los ciudadanos en las plazas intentan ahora deslegitimar también el gran estallido democrático ocurrido el pasado 25 de mayo. Pero esto era de esperar, lo que no acabo de comprender es que a pesar de llevar tanto tiempo demandando mejores herramientas participativas para, desde la iniciativa ciudadana, poner freno al abuso y la corrupción y para poder revocar gobiernos que han mentido descaradamente en sus promesas y programas electorales, y ahora que emerge un atisbo de esperanza en ese sentido, algunos de los defensores de la democracia participativa bombardean con todo su arsenal cualquier decisión o forma organizativa que se quede corta desde el punto de vista del extremo de la democracia directa. ¿Acaso podemos alardear de ser una sociedad tan madura como para que de la noche a la mañana despertemos bajo el manto de la representatividad y pongamos en práctica ese extremo de participación? Quizá algún día, pero no hoy. Todavía queda mucho terreno que preparar y ya estamos pensando en poner el tejado.

Una sociedad humilde y honrada que ansía una democracia más participativa debería dejar de lado su ego y orgullo y actuar al unísono como lo hacen las plaquetas ante cualquier fisura. Suficiente trabajo hay con contener a quienes se oponen a alejarnos del extremo opuesto del abanico democrático como para competir para llevarse un trofeo imaginario en la meta de la democracia participativa. Hasta que no comprendamos que no se trata de una carrera de velocidad sino de resistencia en la que el mérito está en llegar aunque no sea el primero no substituiremos el verbo competir por el de colaborar.

Llegados a este punto, estimado lector, toda opinión que merezca lo aquí expuesto es totalmente respetable pero como parte de nuestra sociedad es el momento de preguntarnos: ¿Permanecer o avanzar?

Podemos y la revolución bolivariana

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.1/5 (8 votes cast)

chavez_pabloiglesias

¿Estás de acuerdo con la autonomía nacional? ¿Con la participación del pueblo mediante elecciones populares, referendos y otros medios de democracia participativa? ¿Con la economía autosostenible?¿Con la ética de servicio al pueblo?¿Con la distribución justa de los ingresos de nuestros sectores estratégicos?¿Con la lucha contra la corrupción y la pobreza?

Si es así entonces estás de de acuerdo con la política bolivariana.

Desde la irrupción de Pablo Iglesias en los medios de comunicación y posteriormente como portavoz del partido Podemos, ciertos sectores de la sociedad han tenido como único argumento de ataque y derribo la demonización del término “bolivariano” o “chavista” para acto seguido relacionarlo con Podemos y Pablo Iglesias. Se han oído argumentos como el de que apoya al “régimen bolivariano que mata a gente”, “la revolución bolivariana se está poniendo de moda en España”, “catastrófica alternativa bolivariana”, “chavista”, “apoya al régimen venezolano”, entre otros.

Siendo consciente de mi ignorancia acerca del tema decidí investigarlo. ¿Qué era eso de bolivariano que pintaban como al mismísimo demonio?

Antes de nada tuve que leer un poco de historia sobre Venezuela. Os transcribo aquí el resumen que hice mientras leía la historia, pero os pido disculpas de antemano si no comprendí bien algún aspecto o si hay algún error, como he dicho no soy ningún experto en el tema. Y si es así os agradecería lo escribieseis en los comentarios para corregirlo.

La historia es la siguiente (es curioso como encuentro bastantes paralelismos con la historia reciente de España):

Abandonan una dictadura y se establece el bipartidismo entre un partido de centroizquierda y otro de centroderecha conservador impidiendo así tendencias izquierdistas. Estos sectores de izquierdas lo ven como una coartación democrática e inician actividades guerrilleras. Años después estos guerrilleros acaban reintegrándose en la vida civil y política.

Luego les tocó la lotería con el petróleo pero como no realizaron inversiones para crear una industria alternativa a la del petróleo tuvieron una crisis cayendo drásticamente los precios y con una deuda externa creciente. Inician un programa neoliberal siguiendo las recomendaciones del FMI. Suben los precios y la gente más pobre organizan protestas y saqueos liderados entre otros por Chávez. El gobierno de Carlos Andrés Pérez los redujo con la fuerza pública (200 a 5000 muertos).

Hugo Chávez intenta dos golpes de estado fallidos que tiene como resultado entre 185 y 350 muertos.

Luego hubo una recesión económica y echaron al presidente por corrupción siendo sustituido por otros. A la llegada de un nuevo presidente, que estabilizó el país aunque no mejoró en lo económico, indulta a Chávez. Luego se presenta a las elecciones y como había ganado popularidad entre los sectores más pobres gana las elecciones.

Aprobó por referéndum una nueva constitución.

Fue derrocado por un golpe de Estado durante dos días pero fue restituido por un contragolpe popular.

Personalmente encuentro bastante similar la situación del pueblo Venezolano y sus gobernantes con la nuestra. Podemos irrumpe en política con el mismo propósito que Chávez, pero con una notable diferencia: mientras Podemos se está haciendo hueco con el apoyo democrático de los ciudadanos de forma pacífica, Chávez aprovechando su condición de militar lo intentó primero mediante golpes de estado y utilizando la violencia. Por lo tanto ¿Es comparable Pablo Iglesias con Chávez? Saquen sus propias conclusiones.

¿Pero qué relación tiene esto con la revolución bolivariana? Es el nombre que se le da al proyecto social e ideológico del gobierno de Chávez para salir de la crisis en la que estaba inmerso el pueblo. Ese proyecto tiene como objetivos los mencionados al inicio de este artículo, es decir, mayor control público de los sectores estratégicos, mejores herramientas participativas y la lucha contra la corrupción y la pobreza. ¿Qué ciudadano o ciudadana de clase obrera no desea esto? ¿Evidentemente son propuestas de izquierdas, pero tan malas son como para demonizarlas? Por supuesto, son malas para aquellos que utilizan lo público para inflar sus cuentas corrientes a costa de los demás y en nombre del bien común, o lo que Podemos llama “la casta” y por eso intentan asociar la violencia producida por los golpes de estado de Chávez con las políticas llamadas bolivarianas.

Llegados a este punto cualquiera podrá observar que una cosa es el método utilizado por el gobierno Venezolano, la desinformación y el fanatismo de una población que se confronta violentamente al tener posiciones opuestas por una parte, y por otra que el modelo bolivariano no lleva intrínseca la violencia, eso es cosa de las personas tanto de quienes imponen como de quienes se oponen.

 

Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_bolivariana
http://es.wikipedia.org/wiki/Hugo_Ch%C3%A1vez

Se obediente

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

No merece la pena luchar, ni abandonar nuestros prejuicios, ni abandonar nuestra rutina, ni merece la pena llevar la iniciativa.

Ellos tienen la habilidad de manipular mediante los medios de comunicación. Ellos tienen de su parte a la policía, tienen el apoyo de las fuerzas armadas, tienen a sus expertos adoctrinando en nuestras universidades y medios. Son poseedores de unas fortunas tan inmensas que ni siquiera llegaremos a intuir por estar bendecidas con la más exquisita ingeniería fiscal. Tienen de su parte los mejores medios para que la justicia se ponga de su parte y leyes a medida para que puedan abusar de nosotros sin el más mínimo riesgo.

Nos hemos hecho la ilusión de que acumulando algo de dinero podríamos ser como ellos, caminar tras sus pasos; mientras que la realidad es que sólo hemos saboreado una fantasía. Los de su clase no se hacen, sino que nacen. Manejan el cotarro desde unos lugares y maneras inimaginables para los de nuestro nivel.

No merece la pena que luchemos por los derechos que nos hemos forjado con sudor y sangre; eso fue un sueño del que hay que despertar. No nos engañemos: no somos merecedores de ello. Jamás deberíamos haber abandonado aquella época en la que sólo debíamos hacer lo que nos dictasen.

Se obediente.

Os propongo un juego

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Supongamos que me invento un producto, concretamente una bebida refrescante que está super buena. La gente se deja gran parte del sueldo en comprar mi producto gracias también a una buena campaña de marketing en la que aparecen expertos en la tele convenciendo a los espectadores acerca de los beneficios que aporta y transmitiendo que si compras otro producto en vez del mío estás tirando el dinero.
Lo que no sabrían los ilusos de mis clientes es que precisamente eso que hace tan irresistible mi bebida es un componente altamente tóxico. Pero como los síntomas de ese veneno no se notarían hasta pasados unos años, para entonces ya estaría forrado. Al fin y al cabo soy un empresario y lo único que me interesa es la pasta.
A estas alturas os preguntaréis, ¿Pero no hay entidades que se dedican a auditar y certificar que un producto es apto para el consumo? Claro que las hay, pero supongamos que les he sobornado para que hagan la vista gorda o incluso les he convencido de que están equivocados.

Una vez pasaran los años y el veneno matara o enfermara a todos los que han estado consumiendo mi producto, ¿A alguien se le ocurriría responsabilizar a los clientes que lo consumieron confiados en que el sistema les garantiza que el producto era apto? ¿Alguien diría: “ellos debían haber hecho los análisis del producto para haber descubierto que era tóxico, ya que el empresario lo que buscaba era hacer negocio, no había por qué confiar en él ni en quienes deben supervisarlo, ya que no son ONGs”?

¿Y si lo que yo llamo bebida refrescante en realidad es un producto que se llama HIPOTECA? ¿Por qué los ciudadanos condenan a esos clientes invirtieron todos sus ahorros y todo su futuro en un producto que se juraba y perjuraba que era seguro?
En los medios los expertos no dejaban de repetir que la vivienda nunca perdería valor, que era imposible y que en cualquier momento podías vender y recuperar la hipoteca. Y el banquero no se cortaba y si podía ampliar la hipoteca para un coche y para unas vacaciones lo hacía sin ningún reparo.
¿Y tenéis la desfachatez de llamar a eso vivir por encima de sus posibilidades?
¿Les insultáis llamándolos especuladores?
¿Opináis que se jodan y si no que no se hubiesen metido en eso?

Si piensas así entonces eres un hipócrita.

La ganadería intensiva o cómo hipotecar nuestro futuro

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Para que tú, como consumidor, puedas disponer las 24 horas del día una hamburguesa por 1€ es necesaria una oferta alimentaria basada en la agricultura intensiva.

Este tipo de agricultura consiste en conseguir el máximo rendimiento en el mínimo espacio y en el mínimo tiempo posible.

Y para lograr cubrir esa demanda se sobreproduce de tal manera que las consecuencias son que o bien nos alimentamos más de lo necesario convirtiéndonos en una sociedad enferma de obesidad o bien tiramos gran parte de esa producción (un tercio del alimento producido mundial acaba en la basura).

 

Pero lo más grave de todo es que la agricultura intensiva es una de las actividades más perjudiciales para el medioambiente que existen bajo la mano del ser humano: por la cantidad de recursos que consume, especialmente agua potable, y por la emisión de gases como el CO2.

 

La alternativa existe, se llama ganadería extensiva. Ese modelo es tan antiguo como el de la ganadería misma, consiste en que los animales dispongan espacio y tiempo suficiente para crecer de forma natural. Por supuesto que eso provoca que el producto final sea más caro para el consumidor, pero se trata de un precio real, y no envenado como el de la ganadería intensiva.

 

Y por ello, con algo tan inocente como comprar un producto cárnico a menos precio del que tendría si su origen fuese la ganadería extensiva, o si estás consumiendo más carne de lo que se necesita, estás contribuyendo a mantener ese sistema tan perjudicial para nuestro entorno y por lo tanto para nosotros mismos.

 

Lo barato sale caro, nunca mejor dicho. Si quieres cambiar el mundo, cambia tus hábitos de consumo.

 

El Crash Course resumido

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Acrash-course continuación os expongo el resumen del análisis de la situación global y los principales problemas a los que nos vamos a enfrentar, así como posibles soluciones o estrategias. Hay que tener en consideración que está escrito desde el punto de vista de un estadounidense, por lo que hay ciertas cosas que describen sólo la situación concreta de EEUU. De todas maneras la mayoría de conceptos son exportables al resto de economías.

Podéis ver el análisis completo aquí (dura unas 5 horas):

http://www.peakprosperity.com/crashcourse/espanol

http://asambleavirtual.info/wiki/Vídeos#El_Crash_Course

 

1. Economía

1.1. La función exponencial.

Ejemplos de crecimientos exponenciales en la actualidad:

  • Población.

  • Consumo de petróleo.

  • Creación de dinero.

  • Uso del agua.

  • Extinción de especies.

  • Sobreexplotación pesquera. Sigue leyendo

Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 61 suscriptores