25-S en Granada: Un acto incívico.-

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Vayan por delante mis disculpas a todos/as aquellos/as que se han sentido lesionados en su derecho a la libre manifestación cuando he tratado de disuadirles de la intención de ocupar la calzada de la Gran Vía y, ya ocupada, de convencerles para que cejasen en el empeño de continuar con una acción que para mí, -respetando cualquier otra opinión-, es absolutamente incívica.

Dicho lo anterior, he de confesar que me he “volcado” con esta convocatoria. Desde el inicio del movimiento “Ocupa el Congreso”, cuando aún era desconocido, [según las indagaciones que, -a instancias mías-, realizó “in situ” una amiga, -que desarrolla su actividad periodística en Madrid-, con el movimiento 15-M y otras organizaciones con sede en la capital del Estado; así como las  realizadas en persona con  Frente Cívico “Somos Mayoría”  Granada y provincia y 15-M Granada], por la gran mayoría de ciudadanos y organizaciones,  me interesé especialmente en el mismo. Durante unas semanas las informaciones a las que tuve acceso no eran nada tranquilizadoras, toda vez que se relacionaba a este movimiento en ciernes con grupos de ideologías extremistas.

Desde el momento en el que el 15-M pasa a formar parte de una plataforma en la que se asume conjuntamente lo que hemos venido conociendo como el 25-S, entendí que era una iniciativa por la que merecía la pena luchar.

Y eso he hecho desde mis posibilidades. Si alguien ha seguido los comentarios realizados en este blog, mi página en Facebook, Twitter, la página de Asamblea Virtual, el blog de VirtualPol y no recuerdo si alguna más, conocerá que he postulado en todo momento para el 25-S una acción  que habría de estar presidida por la colaboración de todos/as los/as ciudadanos/as, independientemente de sus ideologías, filiaciones…etc… -he repetido ésto hasta la saciedad-, y exenta de cualquier acto violento. También he tratado de exponer, desde mi perspectiva, los objetivos que queremos alcanzar, que coinciden básicamente con los que se han ido exponiendo con posterioridad.

La convocatoria del 25-S para Granada, -realizada por el 15-M, salvo error por mi parte-, se ha denominado “Rodea la subdelagación del Gobierno”.

Lo anteriormente expresado era mi “norte” cuando he acudido esta tarde a la convocatoria.

Pronto detecté que determinados grupúsculos de asistentes no tenían intención de ajustarse al “guión” que, desde mi perspectiva, habría de presidir la acción. Me dirigí a estos jóvenes pidiéndoles que se abstuviesen de ocupar la calzada. Inútil pretensión, ya que a los pocos minutos empezó la “invasión”.

Traté de convencer a algunas personas que se mantenían en la acera para que iniciásemos una “cadena” rodeando el edificio. No sé cuántos lo hicimos, pero se cumplió la finalidad de la convocatoria.

Cuando volvimos a la entrada principal de la sede de la subdelagación, ante la apabullante mayoría de asistentes que continuaban ocupando la calzada, nuestra “humilde cadena” se descompuso. En dos o tres ocasiones me dirigí a unos jóvenes que, altavoz en ristre, “arengaban” a los allí reunidos. Uno de estos jóvenes me amenazó con dar aviso a la policía para que me expulsase de la zona  por estar interfiriendo en su legítimo derecho a reunirse y manifestarse, en tanto un sector de los  concurrentes silbaban y abucheaban al que suscribe.

Entendí que nunca me podría entender con personas que exigen el respeto absoluto a sus derechos y no tienen la capacidad de entender que con sus actitudes están pisoteando los derechos de cientos de ciudadanos.

Me marché de allí con el sentimiento de haber perdido algo querido.

Pedro L. Alcántara

Escrito por Pedro Leopoldo Alcantara

Explorador de la existencia y lego en su praxis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Sobre el autor
  • Pedro Leopoldo AlcantaraExplorador de la existencia y lego en su praxis.
Suscríbete

Introduce tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 62 suscriptores